Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/06/12


Como os dije una historia más de tantas, que podéis tomarlo como recuerdos, anécdotas o sencillamente te han hecho daño a tu orgullo, pues la que os cuento a continuación, como la mayoría que voy contando,  no ha dado tiempo a enamorarte.

Una mujer que conoce una vez más a un hombre por Internet, lo que hace pensar como comentó una de nuestras amigas y seguidoras que hay mucha mentira, no es algo nuevo, pero es como el fumar, se sabe que hace daño y se sigue, aquí lo mismo pensando siempre que puedes conocer a alguien especial, de hecho tengo una amiga que lleva 5 años con uno que conoció por este medio.

Sigo con la pareja en cuestión, se van escribiendo y el viaja mucho por su trabajo, le dijo claramente que le gustaba mucho ella, a su vez se iba ilusionando con él, pues era un hombre correcto y educado, llega un día en que estaba fuera y venía al día siguiente a Barcelona, quedaron de acuerdo en verse y tomar algo, sobretodo él tenía mucha ilusión, ella también pero le había pasado alguna cosa y hasta que no lo viera no podía creer tanta énfasis. Al día siguiente viene del aeropuerto y la llama desde el coche, le dijo… cuanto más oigo tu voz más deseo tengo de verte, estoy como un  niño.

Quedaron a las 16.30 un sitio puntual donde no había pérdida, le dijo que podía estar con ella hasta las 8 de la tarde, os lo digo porque después tiene su sentido en la situación. Sale del coche, ella lo reconoció y fue hacia él,  un par de besos y se suben al coche, le pregunta él, ¿me ves muy cambiado a las fotos? Ella: no, quizás el pelo un poquito más largo. No se atrevió a decirle a él que si ella estaba cambiada, pues la mirada de él la analizaba y tuvo un presentimiento. A continuación le pregunta si sabe donde está un concesionario de coches conocido, le dice ella que si, y le indica el camino, tardaron unos 10 minutos y hablaron del viaje, si estaba cansado y le dice él, te dije que podía estar hasta las 8 pero quizás sea menos, porque tengo mucho que hacer, ella: bueno…no pasa nada nos tomamos un café y hablamos un ratito.. El tenia que elegir un coche, que le proporciona la empresa donde trabaja, lo elige y suben de nuevo al coche, este lugar queda bastante cerca de donde vive ella, se encamina hacia allí y ella le dice donde vas, el comenta es que me he acordado que tengo 9 personas a cenar, y ella ah y antes no me has dicho nada, no porque es en plan informal, pero tengo que comprar cosas en el supermercado, ella notó lo que pasaba por lo tanto le dice, para en esa esquina que me voy caminando y me dará un poco el aire, por supuesto él no hizo nada por insistir en llevarla a su casa, se paró ella abrió la puerta y él dice, lo siento, ella le contestó no lo sientas y dio un portazo.

Iba indignada por lo que pasó, ni siquiera tuvo el detalle de tomar algo y tener una conversación, ella supone que le decepcionó su físico, aunque siempre ha mostrado su foto actual, pero claro era más bajita que él. A las 3 horas miró el chat donde siempre hablaban, había estado conectado pues estaba en naranja. Ella aprovechó y mandó un mensaje al móvil, diciéndole te ha dado tiempo del supermercado  y la cena? Le contestó secamente y le dice algo que no tenía nada que ver ¿crees que me iba a casar contigo? Ella le dice que no lo había pensando para nada y vuelve hacerle la misma pregunta, y además, ‘’sabes que podía tener contigo? Pues eso que piensas.

Se puso muy nerviosa, ya no siguió de momento la conversación, estaba fuera de sí, dolorida por el comentario, os aseguro que es una mujer muy educada. Cuando se tranquilizó le escribió por el chat y le dejó escrito, que no entendía como había reaccionado así y lo ilusionado que estaba, tal como lo has hecho no sé ni porque te escribo, espero que te vaya bien en la vida.

Por la mañana vio que le había contestado…. Entre tú y yo hay un océano inmenso de diferencias, lo nuestro nunca hubiera podido ser, eres una buena mujer deseo que seas feliz, me voy a borrar del chat, no sabrás jamás de mi. Ella le contestó por si lo leía, que podía haberse expresado en persona pero de otra forma, si por casualidad una de las diferencias era el Lacoste que llevaba puesto, ella tenía varios en los cajones.

Querido lectores es todo por hoy, una historia más, como os dije continuaré con más.

Un abrazo. Felisa H.

Read Full Post »